La biblia es una recopilación de libros sagrados, que contiene las historias, doctrinas, códigos y tradiciones que orientan a los cristianos, con base en la tradición judía (Antiguo Testamento) y el anuncio del Evangelio (Nuevo Testamento). La biblia fue escrita por unos 40 hombres en un período aproximado de los 1600 años. El primer libro de la Biblia es el Génesis que fue escrito alrededor del año 1445 a.C. y el último libro es el Apocalipsis que fue escrito alrededor del año 90-96 d.C. Originalmente se escribió en hebreo, arameo y griego. En esta oportunidad te queremos regalar una selección de citas bíblicas sobre el amor para dedicar y compartir con esas personas que mas quieres. Así que sigue disfrutando de este blog tan especial y comparte las citas mas lindas.

Citas bíblicas de amor para dedicarle a tu pareja

Su relación con Dios es vital para su caminar cristiano, pero su vida amorosa, la salud de su matrimonio y sus relaciones familiares también se reflejan en su caminar personal con el Señor. Al conocer a Cristo, podemos tener mejores relaciones con quienes nos rodean. En esta ocasión te dejamos citas bíblicas de amor para dedicarle a tu pareja y hacerle saber cuanto la amas. Disfruta de este blog y de estas citas maravillosas que compartimos aquí.

Grábame como un sello sobre tu corazón; llévame como una marca sobre tu brazo. Fuerte es el amor, como la muerte, y tenaz la pasión, como el sepulcro. (Cantares 8:6a)

No envíes a la guerra a ningún hombre recién casado, ni le impongas ningún otro deber. Tendrá libre todo un año para atender su casa y hacer feliz a la mujer que tomó por esposa. (Deuteronomio 24:5)

Ah, si me besaras con los besos de tu boca… ¡grato en verdad es tu amor, más que el vino! (Cantares 1:2)

Más valen dos que uno, porque obtienen más fruto de su esfuerzo. Si caen, el uno levanta al otro. ¡Ay del que cae y no tiene quien lo levante! (Eclesiastés 4:9-10)

¿No han leído —replicó Jesús— que en el principio el Creador “los hizo hombre y mujer”, y dijo: “Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su esposa, y los dos llegarán a ser un solo cuerpo”. Así que ya no son dos, sino uno solo. Por tanto, lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre. (Mateo 19:4-6)

Cautivaste mi corazón, hermana y novia mía, con una mirada de tus ojos; con una vuelta de tu collar cautivaste mi corazón. (Cantares 4:9)

¿Pueden dos caminar juntos sin antes ponerse de acuerdo? (Amós 3:3)

Esposas, sométanse a sus esposos, como conviene en el Señor. Esposos, amen a sus esposas y no sean duros con ellas. (Colosenses 3:18-19)

Esposos, amen a sus esposas, así como Cristo amó a la iglesia y se entregó por ella. (Efesios 5:25)

Goza de la vida con la mujer amada cada día de la vida sin sentido que Dios te ha dado en este mundo. (Eclesiastés 9:9a)

Yo soy de mi amado, y mi amado es mío… (Cantares 6:3a)

¡Cuán delicioso es tu amor, hermana y novia mía! ¡Más agradable que el vino es tu amor, y más que toda especia la fragancia de tu perfume! (Cantares 4:10)

Por eso el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su mujer, y los dos se funden en un solo ser. (Génesis 2:24)

Así mismo el esposo debe amar a su esposa como a su propio cuerpo. El que ama a su esposa se ama a sí mismo, pues nadie ha odiado jamás a su propio cuerpo; al contrario, lo alimenta y lo cuida, así como Cristo hace con la iglesia. (Efesios 5:28-29)

“… y los dos llegarán a ser un solo cuerpo”. Así que ya no son dos, sino uno solo. Por tanto, lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre. (Marcos 10:8-9)

Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no se pierda, sino que tenga vida eterna. (Juan 3:16)

En esto conocemos lo que es el amor: en que Jesucristo entregó su vida por nosotros. Así también nosotros debemos entregar la vida por nuestros hermanos. (1 Juan 3:16)

Pero Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros. (Romanos 5:8)

Así como el Padre me ha amado a mí, también yo los he amado a ustedes. Permanezcan en mi amor. (Juan 15:9)

¡Den gracias al Dios de los cielos! ¡Su gran amor perdura para siempre! (Salmo 136:26)

El gran amor del Señor nunca se acaba, y su compasión jamás se agota. Cada mañana se renuevan sus bondades; ¡muy grande es su fidelidad! (Lamentaciones 3:22-23)

He sido crucificado con Cristo, y ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí. Lo que ahora vivo en el cuerpo, lo vivo por la fe en el Hijo de Dios, quien me amó y dio su vida por mí. (Gálatas 2:20)

El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor. (1 Juan 4:8)

Versículos bíblicos sobre el amor

Si quieres encontrar versículos bíblicos sobre el amor este blog es perfecto para ti porque hoy te dejamos una selección de las mas lindas que pueden existir. Hoy te traemos los versículos bíblicos mas especiales sobre el amor para que puedas disfrutar de ellos y puedas compartirlos con quien quieras. Así que sigue disfrutando de estos versículos bíblicos maravillosos y descargar los mas lindos.

Uno solo puede ser vencido, pero dos pueden resistir. ¡La cuerda de tres hilos no se rompe fácilmente! (Eclesiastés 4:12)

De igual manera, ustedes esposos, sean comprensivos en su vida conyugal, tratando cada uno a su esposa con respeto, ya que como mujer es más delicada, y ambos son herederos del grato don de la vida. Así nada estorbará las oraciones de ustedes. (1 Pedro 3:7)

Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor por nosotros, nos dio vida con Cristo, aun cuando estábamos muertos en pecados. ¡Por gracia ustedes han sido salvados! (Efesios 2:4-5)

Hace mucho tiempo se me apareció el Señor y me dijo: Con amor eterno te he amado; por eso te sigo con fidelidad… (Jeremías 31:3)

Reconoce, por tanto, que el Señor tu Dios es el Dios verdadero, el Dios fiel, que cumple su pacto generación tras generación, y muestra su fiel amor a quienes lo aman y obedecen sus mandamientos. (Deuteronomio 7:9)

¡Fíjense qué gran amor nos ha dado el Padre, que se nos llame hijos de Dios! ¡Y lo somos! El mundo no nos conoce, precisamente porque no lo conoció a él. (1 Juan 3:1)

Humíllense, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él los exalte a su debido tiempo. Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes. (1 Pedro 5:6-7)

Porque el Señor tu Dios está en medio de ti como guerrero victorioso. Se deleitará en ti con gozo, te renovará con su amor, se alegrará por ti con cantos… (Sofonías 3:17)

Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor. (Romanos 8:38-39)

Sin embargo, en todo esto somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. (Romanos 8:37)

El Señor no tarda en cumplir su promesa, según entienden algunos la tardanza. Más bien, él tiene paciencia con ustedes, porque no quiere que nadie perezca, sino que todos se arrepientan. (2 Pedro 3:9)

El Señor ama a los que odian el mal; él protege la vida de sus fieles, y los libra de manos de los impíos. (Salmo 97:10)

Hagan todo con amor. (1 Corintios 16:14)

Y nosotros hemos llegado a saber y creer que Dios nos ama. Dios es amor. El que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él. (1 Juan 4:16)

Si hablo en lenguas humanas y angelicales, pero no tengo amor, no soy más que un metal que resuena o un platillo que hace ruido. (1 Corintios 13:1)

El amor debe ser sincero. Aborrezcan el mal; aférrense al bien. (Romanos 12:9)

El segundo es: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”. No hay otro mandamiento más importante que estos. (Marcos 12:31)

El amor no perjudica al prójimo. Así que el amor es el cumplimiento de la ley. (Romanos 13:10)

El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. (1 Corintios 13:4-5)

El amor no se deleita en la maldad, sino que se regocija con la verdad. Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. (1 Corintios 13:6-7)

El amor jamás se extingue… (1 Corintios 13:8)

Más bien, al vivir la verdad con amor, creceremos hasta ser en todo como aquel que es la cabeza, es decir, Cristo. (Efesios 4:15)

Ahora, pues, permanecen estas tres virtudes: la fe, la esperanza y el amor. Pero la más excelente de ellas es el amor. (1 Corintios 13:13)

… siempre humildes y amables, pacientes, tolerantes unos con otros en amor. Esfuércense por mantener la unidad del Espíritu mediante el vínculo de la paz. (Efesios 4:2-3)

Así como el Señor los perdonó, perdonen también ustedes. Por encima de todo, vístanse de amor, que es el vínculo perfecto. (Colosenses 3:13b-14)

…y lleven una vida de amor, así como Cristo nos amó y se entregó por nosotros como ofrenda y sacrificio fragante para Dios. (Efesios 5:2)

Que reciban misericordia, paz y amor en abundancia. (Judas 1:2)

Sobre todo, ámense los unos a los otros profundamente, porque el amor cubre multitud de pecados. (1 Pedro 4:8)

Y nosotros hemos llegado a saber y creer que Dios nos ama. Dios es amor. El que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él. (1 Juan 4:16)

Queridos hermanos, amémonos los unos a los otros, porque el amor viene de Dios, y todo el que ama ha nacido de él y lo conoce. (1 Juan 4:7)

Y este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros, como yo los he amado. (Juan 15:12)

En el amor no hay temor, sino que el amor perfecto echa fuera el temor. El que teme espera el castigo, así que no ha sido perfeccionado en el amor. (1 Juan 4:17b-18)

En esto consiste el amor: en que pongamos en práctica sus mandamientos. Y este es el mandamiento: que vivan en este amor, tal como ustedes lo han escuchado desde el principio. (2 Juan 1:6)

Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas. (Deuteronomio 6:5)

Y ahora, Israel, ¿qué te pide el Señor tu Dios? Simplemente que le temas y andes en todos sus caminos, que lo ames y le sirvas con todo tu corazón y con toda tu alma… (Deuteronomio 10:12)

Nosotros amamos porque él nos amó primero. (1 Juan 4:19)

Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas. (Marcos 12:30)

Hagan, pues, todo lo que está de su parte para amar al Señor su Dios. (Josué 23:11)

Como respuesta el hombre citó: “Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todo tu ser, con todas tus fuerzas y con toda tu mente”, y: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”. (Lucas 10:27)

Amen al Señor su Dios y cumplan siempre sus ordenanzas, preceptos, normas y mandamientos. (Deuteronomio 11:1)

Citas bíblicas de amor y amistad

Las citas bíblicas de amor y amistad son muy lindas y te hacen reflexionar sobre estos dos sentimientos tan maravillosos de la vida. Hoy en este blog te dejamos una selección de citas bíblicas de amor y amistad para que puedas disfrutarlas y puedas compartirlas con tus seres queridos. Disfruta de ellas y comparte las mas lindas.

El justo sabe guiar a su prójimo; el impío le hace perder el camino. (Proverbios 12:26)

Quien se junta con sabios, sabio se vuelve; quien se junta con necios, acaba mal. (Proverbios 13:20)

El que es perverso provoca contiendas; el chismoso aparta a los mejores amigos. (Proverbios 16:28)

El que perdona el pecado, busca afecto; el que lo divulga, aleja al amigo. (Proverbios 17: 9)

El amigo ama en todo momento; en tiempos de angustia es como un hermano. (Proverbios 17:17)

Hay amigos que no son amigos, y hay amigos que son más que hermanos. (Proverbios 18:24)

No tengas nada que ver con gente violenta, ni te hagas amigo de gente agresiva, para que no imites su conducta y tú mismo te tiendas una trampa. (Proverbios 22: 24-25)

El bálsamo y el perfume alegran el corazón; los consejo del amigo alegran el alma. (Proverbios 27: 9)

El hierro se pule con el hierro, y el hombre se pule en el trato con su prójimo. (Proverbios 27:17)

Dos son mejor que uno, porque sacan más provecho de sus afanes. Si uno de ellos se tropieza, el otro lo levanta. (Eclesiastes 4: 9-10)

Éste es mi mandamiento: Que se amen unos a otros, como yo los he amado. Nadie tiene mayor amor que éste, que es el poner su vida por sus amigos. Ustedes son mis amigos, si hacen lo que yo les mando. Ya no los llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; yo los he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, se las he dado a conocer a ustedes. (Juan 15: 12-15)

Traten a los demás como ustedes quieran ser tratados. (Lucas 6:31)

No se dejen engañar: las malas compañías corrompen las buenas costumbres. (1 Corintios 15:33)

Amémonos unos a otros con amor fraternal; respetemos y mostremos deferencia hacia los demás. (Romanos 12:10)

Cuando no hay buen guía, la gente tropieza; la seguridad depende de los muchos consejeros. (Proverbios 11:14)

Amados, amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, ha nacido de Dios y conoce a Dios. (1 Juan 4: 7)

¡Qué bueno es, y qué agradable, que los hermanos convivan en armonía! (Salmo 133,3)

Sobrelleven los unos las cargas de los otros, y cumplan así la ley de Cristo. (Gálatas 6: 2)

¿Quién es el que me ama? El que hace suyos mis mandamientos y los obedece. Y al que me ama, mi Padre lo amará, y yo también lo amaré y me manifestaré a él. (Juan 14:21)

Yo amo al Señor porque él escucha mi voz suplicante. Por cuanto él inclina a mí su oído, lo invocaré toda mi vida. (Salmo 116: 1-2)

Si ustedes obedecen fielmente los mandamientos que hoy les doy, y si aman al Señor su Dios y le sirven con todo el corazón y con toda el alma, entonces él enviará la lluvia oportuna sobre su tierra, en otoño y en primavera, para que obtengan el trigo, el vino y el aceite. (Deuteronomio 11: 13-14)

Si ustedes me aman, obedecerán mis mandamientos. (Juan 14:15)

Nadie puede servir a dos señores, pues menospreciará a uno y amará al otro, o querrá mucho a uno y despreciará al otro. No se puede servir a la vez a Dios y a las riquezas. (Mateo 6:24)

El que quiere a su padre o a su madre más que a mí no es digno de mí; el que quiere a su hijo o a su hija más que a mí no es digno de mí. (Mateo 10:37)

Le contestó Jesús: El que me ama, obedecerá mi palabra, y mi Padre lo amará, y haremos nuestra morada en él. El que no me ama, no obedece mis palabras. Pero estas palabras que ustedes oyen no son mías, sino del Padre, que me envió. (Juan 14: 23-24)

¡Cuánto te amo, Señor, fuerza mía! (Salmo 18: 1)

Todo el que cree que Jesús es el Cristo ha nacido de Dios, y todo el que ama al padre ama también a sus hijos. (1 Juan 5: 1)

Así, cuando amamos a Dios y cumplimos sus mandamientos, sabemos que amamos a los hijos de Dios. En esto consiste el amor a Dios: en que obedezcamos sus mandamientos. Y estos no son difíciles de cumplir … (1 Juan 5: 2-3)

Más bien, sean bondadosos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, así como Dios los perdonó a ustedes en Cristo. (Efesios 4:32)

Ustedes, por el contrario, amen a sus enemigos, háganles bien y denles prestado sin esperar nada a cambio. Así tendrán una gran recompensa y serán hijos del Altísimo, porque él es bondadoso con los ingratos y malvados. (Lucas 6:35)

No seas vengativo con tu prójimo, ni le guardes rencor. Ama a tu prójimo como a ti mismo. Yo soy el Señor. (Levítico 19:18)

Pero a ustedes que me escuchan les digo: Amen a sus enemigos, hagan bien a quienes los odian, bendigan a quienes los maldicen, oren por quienes los maltratan. (Lucas 6: 27-28)

Traten a los demás tal y como quieren que ellos los traten a ustedes. (Lucas 6:31)

Ustedes han oído que se dijo: “Ama a tu prójimo y odia a tu enemigo”. Pero yo les digo: Amen a sus enemigos y oren por quienes los persiguen, para que sean hijos de su Padre que está en el cielo. Él hace que salga el sol sobre malos y buenos, y que llueva sobre justos e injustos. (Mateo 5: 43-45)

Si encuentras un toro o un asno perdido, devuélvelo, aunque sea de tu enemigo. Si ves un asno caído bajo el peso de su carga, no lo dejes así; ayúdalo, aunque sea de tu enemigo. (Éxodo 23: 4-5)

Por lo tanto, como escogidos de Dios, santos y amados, revístanse de afecto entrañable y de bondad, humildad, amabilidad y paciencia, de modo que se toleren unos a otros y se perdonen si alguno tiene queja contra otro. (Colosenses 3: 12-13a)

Así que en todo traten ustedes a los demás tal y como quieren que ellos los traten a ustedes. De hecho, esto es la ley y los profetas. (Mateo 7:12)

Bendigan a quienes los persigan; bendigan y no maldigan. (Romanos 12:14)

Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; si tiene sed, dale de beber. Actuando así, harás que se avergüence de su conducta, y el Señor te lo recompensará. (Proverbios 25: 21-22)

No te alegres cuando caiga tu enemigo, ni se regocije tu corazón ante su desgracia, no sea que el Señor lo vea y no lo apruebe, y aparte de él su enojo. (Proverbios 24: 17-18)

No tomen venganza, hermanos míos, sino dejen el castigo en las manos de Dios, porque está escrito: «Mía es la venganza; yo pagaré », dice el Señor. (Romanos 12:19)

Antes bien, «Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; si tiene sed, dale de beber. Actuando así, harás que se avergüence de su conducta ». No te dejes vencer por el mal; al contrario, vence el mal con el bien. (Romanos 12: 20-21)

No te irrites a causa de los impíos ni envidies a los que cometen injusticias; porque pronto se marchitan, como la hierba; pronto se secan, como el verdor del pasto. Confía en el Señor y haz el bien; establécete en la tierra y mantente fiel. (Salmo 37: 1-3)

No devuelvan mal por mal ni insulto por insulto; más bien, bendigan, porque para esto fueron llamados, para heredar una bendición. (1 Pedro 3: 9)

El odio es motivo de disensiones, pero el amor cubre todas las faltas. (Proverbios 10:12)

Por encima de todo, vístanse de amor, que es el vínculo perfecto. (Colosenses 3:14)

Antes que cualquier otra cosa, nuestras acciones y pensar deben estar cimentadas en el amor.

Sobre todo, ámense los unos a los otros profundamente, porque el amor cubre multitud de pecados. (Pedro 4:8)

El amor debe ser sincero. Aborrezcan el mal; aférrense al bien. (Romanos 12:9)

El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor. (Corintios 13:4-5)

Ámense los unos a los otros con amor fraternal, respetándose y honrándose mutuamente. (Romanos 12:10)

Nadie tiene amor más grande que el dar la vida por sus amigos. (Juan 15:13)

Esposos, amen a sus esposas, así como Cristo amó a la iglesia y se entregó por ella para hacerla santa. Él la purificó, lavándola con agua mediante la palabra. (Efesios 5:25-26)

Espero que te haya gustado todo lo que te regalamos aquí…