Muchas veces cuando estamos solos, sin pareja, soñamos con ese momento maravilloso de conseguir la persona indicada para que nos acompañe en nuestra vida, poder formalizar con ella y de alguna manera proyectarnos en el futuro con ese ser.

Cuando nos enamoramos de alguien no es algo que podamos controlar o evitar, simplemente lo sentimos.

 

Si nos quedamos esperando que el amor de nuestras vidas nos sorprendas, seguiremos esperando toda la vida. Levántate y ve a buscarlo.

Cuando imaginamos nuestra historia de amor pensamos en todo lo lindo que nos espera para vivir con esa persona. Encontrar a alguien que nos quiera y podamos amar es maravilloso, pero no siempre las cosas salen como las planeamos, nos pueden pasar una infinidad de cosa en esa búsqueda del amor.

Muchas veces nos enamoramos de alguien que por alguna razón no era para nosotros.

Algunas veces tenemos miedo de demostrar lo que sentimos por temor a que nos lastimen pero eso nos puede jugar en contra.

No estiremos en el tiempo una relación que sabemos, no va a funcionar.

No podemos obviar la parte fea del amor. Cuando nos enamoramos sufrimos, sufrimos cuando nos peleamos o discutimos con nuestro novio o novia, sufrimos pensando en cuestiones de celos y también cuando el otro no es lo que esperamos. El sufrimiento atraviesa las cuestiones del amor más allá de todo pronóstico que podamos hacer.

A veces amamos en silencio. No es necesario que sea un amor correspondido para estar perdidamente enamorados. . 

A veces la vida nos bendice con el hombre o la mujer indicados o simplemente quiere enseñarnos algo. 

El verdadero amor se encuentra en la felicidad del otro. 

El hecho de estar de novio si bien es una etapa hermosa, y más aún cuando logras proyectarte con esa persona y cumplir esos sueños en común,  pero debemos saber que el amor en muchos casos duele.

Por lo general se sabe que cuando estamos en pareja pasamos por tres estados, un estado de enamoramiento, un estado de desilusión, y por último la aceptación de las diferencias y el desarrollo de amor.

Es inevitable tener diferencias o peleas en una pareja, lo importante es que esas diferencias no se conviertan es obstáculos que nos impidan seguir, sino en trampolines que nos impulsen hacia lo mas alto. 

Las parejas funcionan como un equipo, uno ayuda al otro cuando se cae pero se necesita de ambos para salir adelante.

La sinceridad es el primer paso a una relación prospera y sana. 

Cuando estamos en ese estado de enamoramiento vemos todo lo lindo y bueno de nuestra pareja, es un ser maravilloso, no tiene ningún defecto aparente y no habrá nadie mejor que el, esto se debe a la idealización que hemos hecho de esa persona.

En ese primer momento de enamoramiento lo único que hacemos las veinticuatro horas del día es pensar en esa persona a la que tanto amamos.

 

 

 

El amor es una enfermedad difícil de curar, cuando la persona no es la indicada.   

 

Que la distancia no se convierta en una barrera para el amor. 

Aquellas historias de amor que son fugases e intensas se recuerdan por siempre.

Las personas se conocen  en los momentos malos que nos tocan vivir. 

Hoy en día lo mas difícil de una relación es que perdure en el tiempo.

 

El amor es como un flechazo que te atraviesa en el momento menos esperado.

La distancia es un obstáculo a superar cuando se trata de amor. 

 

Dejemosno llevar por las actitudes de las personas y no por sus palabras bonitas.

 

Es preferible arriesgarnos a vivir una historia corta, que no intentar por miedo a que fracase.